Mucho orgullo

El 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo Gay porque el 28 de junio de 1969, en el pub de ambiente Stonewall Inn, en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, se produjo una redada policial que provocó una serie de manifestaciones espontáneas. Ésta fue la primera ocasión en la historia de EEUU en que la comunidad LGTB luchó contra un sistema que perseguía a los homosexuales con el consentimiento del gobierno, y estos disturbios han sido reconocidos como el inicio del movimiento de liberación homosexual.

El Día del Orgullo no se celebra para reivindicar que la homosexualidad es mejor que otra opción sexual, sino para fomentar la tolerancia y la igualdad de los gais, lesbianas, bisexuales, transexuales, intersexuales, pansexuales, queer… y, en general, toda opción sexual no normativa y estigmatizada históricamente en nuestra sociedad.

En los últimos años se ha avanzado mucho en materia de derechos para el colectivo LGTB en nuestro país (no así en otros donde la homosexualidad es penada con la cárcel e incluso con la muerte); hasta dentro del Partido Popular, que interpuso ante el Tribunal Constitucional un recurso contra la totalidad de la ley que regula el matrimonio entre personas del mismo sexo, hay homosexuales reconocidos y casados.

Fruto de esas conquistas y avances se coloca durante estos días la bandera arcoíris en balcones de diversas instituciones como ayuntamientos, las Cortes o la propia Diputación Provincial de Valladolid que, como señalaba antes, a pesar de estar gobernada por amplia mayoría del PP, reconoce la lucha y los derechos del colectivo LGTB en nuestra provincia.

El pasado viernes 24 de junio a las 11:00h de la mañana se colgó en el balcón de nuestra diputación la bandera arcoíris. En el acto que, según decía la web, conmemoraba el Día del Orgullo LGTB, estuvieron presentes distintos diputados provinciales, Fundación Triángulo, la Federación Castellana y Leonesa de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Fecylgbt+), Dialogasex, Valladolid Diversa y el Consejo Provincial de la Juventud, además del propio presidente de la institución.

Desde luego, tenemos que felicitarnos por los avances en materia social y el reconocimiento a la lucha del colectivo LGTB de la Diputación de Valladolid; sin embargo, si existe un compromiso real con la causa LGTB, no podemos limitarnos a colgar cada 28J una bandera arcoíris en una institución sita en Valladolid capital, con organizaciones cuyo radio de acción es fundamentalmente Valladolid capital y con representantes de Valladolid capital. Y mucho menos conmemorar, como si se tratase del reconocimiento a una lucha del pasado.

A la homosexualidad en el medio rural le falta mucho para ser normalizada y la homofobia en nuestros pueblos sigue siendo una lacra en la actualidad. ¡Qué decir de la transexualidad! Aún hoy, decenas de personas LGTB siguen encerradas en sus armarios rurales por miedo a la discriminación y a la burla. Las opciones sexuales no normativas son invisibles y cuando se visibilizan son estigmatizadas. Las parejas homosexuales se ven obligadas a pasear su amor disfrazado de eterna amistad, las que no tienen pareja y de cara a la galería no la han tenido nunca, llevan además el más que discutible sambenito de solteronas. En la mayoría de los casos, ser LGTB sigue siendo causa fundamental del abandono de nuestros pueblos y la emigración a las ciudades, porque no hay necesidad de añadir más dolor a lo que hace tiempo debió dejar de ser un calvario.

Así pues, el pasado viernes 24 de junio, aquellos viandantes que tuvieron a bien pasear por la calle de las Angustias de Valladolid capital vieron la bandera arcoíris colocada en un balcón de la diputación, pero mientras, en la provincia, la mayoría de personas LGTB seguían armarizadas, silenciadas, estigmatizadas y anhelando que el próximo año sean sus alcaldes los que, convencidos y no forzados por el protocolo, cuelguen la bandera arcoíris en los balcones de sus ayuntamientos, y sean ellos mismos, los burlados y discriminados, los que tengan el honor de subir a ese balcón entre aplausos, solidaridad y orgullo. Mucho orgullo.

Anuncios

Una respuesta a “Mucho orgullo

  1. Dada tu fuerte impronta en cuanto a la defensa de colectivos lgtbq me asalta una pregunta. ¿Eres homosexual? O si de serlo ¿saldrías de tu armario rural?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s